Alumni en el extranjero

Uno de los focos más relevantes del Global MBA es formar profesionales con habilidades y capacidades para desempeñarse en empresas globales. Esto significa, entre otras cosas, la flexibilidad para trabajar en equipos multiculturales y la disposición a la movilidad internacional.

Son pocos los egresados del programa que han tomado la decisión de trabajar y vivir fuera de Chile sin tener un ticket de regreso. En esta sección queremos rescatar parte de su historia y sus aprendizajes, que pueden servir para estimularlos a mirar más allá de las fronteras de nuestro país.

Todos quienes han tenido la oportunidad de desempeñarse laboralmente en un país distinto a Chile coinciden en cuál es el primer paso para lograrlo: tomar la decisión. Y aunque parezca de perogrullo, no es algo sencillo.

La oportunidad puede presentarse en el mismo lugar de trabajo, derivar de una búsqueda de oportunidades en organismos chilenos con representación en el exterior, como ProChile; surgir de las red de contactos en la forma de una oferta de trabajo en otro país o bien, porque la reinserción laboral al finalizar el programa vino de la mano con la decisión de realizar la búsqueda en el extranjero.

Pero el empujón principal para la mayoría de ellos provino de la experiencia de haber cursado el Global MBA y entender que desempeñarse en un ambiente multicultural y vivir hablando otro idioma era posible. “El programa sacó alas en mi, sin esa experiencia hubiese sido muy difícil tomar la decisión de irme a San Francisco a buscar trabajo”, explica Paola Carvajal (2008), quien partió en 2010 a Estados Unidos considerando que, sin importar la geografía, debía comenzar la búsqueda laboral. Fue así como a los 4 meses logró obtener un puesto en el área de finanzas.

Coinciden con ella José Sanzana (2007) quien cree que “el programa influyó fuertemente, ya que me dio la posibilidad de abrirme a tomar la decisión de salir al mundo, de no tener miedo por estar afuera”. José partió a Brisbane (Australia) junto a su familia, luego de recibir una oferta de una empresa local. Así también lo explica Sebastián Acevedo (2011), a quien el Global MBA le “dio la posibilidad de hacer un quiebre en mi trayectoria profesional y me dio la confianza para elegir”. Sebastián está actualmente en Madrid y se desempeña en el área de Finanzas y Expansión Corporativa de Fundación Microfinanzas BBVA.

Los desafíos que plantea trabajar en el exterior

Alexis Díaz (2011) tomó una decisión difícil. Partió con su esposa y su hija mayor a trabajar a la King Abdullah University of Sciences and Technology en Arabia Saudita. “Lo más difícil fue enfrentar los primeros tres meses, durante los cuales ocurrió el nacimiento de mi segunda hija. Vivir eso lejos de la familia y en un país completamente distinto fue complicado. En lo laboral lo más difícil ha sido la comunicación, porque somos un equipo multicultural y, casi siempre, todos entendemos cosas distintas de la misma situación”.

Para la mayoría de los egresados la dificultad más grande es estar lejos y sin la familia. A pesar de que es un “costo hundido”, ya que todos lo asumen como uno de los efectos obvios de partir, es inevitable sentir el aislamiento. Además de eso, Alexis y su familia han tenido que aprender a vivir en una burbuja. “Hay un efecto psicológico porque la universidad es como un gran reality. No hay pubs para ir después del trabajo, te encuentras con el jefe y colegas hasta en el supermercado, aunque no quieras verlos”. La Universidad es una ciudad en sí misma, a la que se entra sólo con autorización y donde los funcionarios desarrollan toda su vida.

Francisco Retamales (2010) coincide con Alexis en las dificultades que presenta comunicarse en otro idioma. Junto con eso, destaca que “el mercado hongkonés es mucho más exigente y los profesionales están mejor preparados para responder a esas expectativas. Acá los tiempos son más cortos y siempre hay que entregar el producto comprometido. Los procedimiento no entorpecen, sino que apoyan el trabajo, por lo que se siguen, no como en Chile, donde hay más flexibilidad en ese sentido”. Francisco partió a Hong Kong en 2013 como Agregado Comercial de Chile (ProChile) y luego asumió como Gerente de Proyectos de SMS Management & Technology, consultora australiana con oficinas en la isla.

Pero no son sólo dificultades las que afrontan los egresados en el extranjero. Todos valoran la oportunidad de tener que abrirse a nuevas redes y establecer relaciones personales en otro contexto. Eso ha enriquecido sus amistades y también las posibilidades de networking. “Estoy seguro de que la decisión de salir de mi zona de confort me permitió ganar experiencia y enfrentar nuevos desafíos desde una posición global. Además, al estar en un medio distinto tienes más incentivos para interactuar con gente nueva”, cuenta Fabián González (2007), quien es Director de Operaciones para Latinoamérica de SunEdison.

Ramón Pino, Director Administrativo y Financiero de Selecta en Goias, comenta que “a pesar del cuestionamiento al ‘sentido común’ que tuve al venirme a Brasil, tengo la sensación de estar aprendiendo mucho y, al mismo tiempo, aportando a un proyecto que me motiva. Comenzar una nueva etapa de cera y lograr encontrar un lugar desde el cual contribuir ha sido lo más satisfactorio de esta experiencia”.

Para finalizar, un consejo común de parte de todos ellos: “Atrévanse, tomen la decisión. No se van a arrepentir”.

 

 

EL RESPALDO DE fcfm
dii
Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile.
Av. República 701, Santiago, Chile.
www.dii.uchile.cl